Los espejos rodean nuestro entorno. En escaparates y superficies metalizadas más o menos opacas, vemos dibujado siempre nuestro reflejo. Los espejos árabes, sin embargo, muestran.

En ellos se resalta el reflejo del alma gracias al brillo de su metal dorado, y a los detalles geométricos que forman, delicadamente, la alpaca labrada, el cuero y el hueso del camello.
La magia que con ellos nace, tras su creación, es capaz de mostrar la verdadera naturaleza de la esencia con solo mirarlos. Revelan así, lo oculto e inesperado, en cualquier lugar y momento en el que la situación nos permita mirarnos.
Los espejos árabes y sus siluetas personalizadas harán de los reflejos y de sus seguras imágenes, una consecución de continuas diapositivas, concluyendo así, en una película individual que se creará cuando, con o sin pasión, tus ojos se asienten enfrente de ellos.

Resolverán inquietudes y dudas matinales. Calmarán la tez despidiéndose al oscurecer el día. Mostrarán en cada momento que se solicite, una fotografía única y elegida a conciencia, reflejando lo deseado, contestando lo evidente.
Los espejos árabes, su serie a elegir, sus tipos, formas y maneras diferentes, transformarán sutilmente el lugar que prefieras, en el mejor ambiente árabe que, al cerrar los ojos siempre deseas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *