Habia una vez una bailarina que con sus músicos, había llegado a la corte del príncipe de Birkaska.
Admirada en la corte, bailó ante el príncipe al compás de la flauta y el laud, bailó la danza de las llamas, la danza de los sables y de las estrellas, y por último la danza de las flores al viento.
Se detuvo ante el trono del príncipe y dobló su cuerpo ante el, el príncipe la llamo para que se acercara y le dijo;
-Hermosa mujer, hija de la gracia y del encanto ¿desde cuando practicas tu arte? ¿cómo transmites la esencia de los elementos con tus ritmos y canciones?-
La bailarina, inclinándose ante el príncipe, le respondió;
-noble majestad, desconozco la respuesta a tus preguntas, solo puedo decirte esto:

El alma del filosofo habita en su cabeza, el alma del poeta en su corazón, pero el alma de la bailarina! vibra en todo su cuerpo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *