Página 9

Visitar un zoco es una experiencia difícil de olvidar que no se puede explicar con palabras, simplemente hay que vivirlo. Ese aire a misticismo que se respira por sus callejuelas llenas de vida y color, es como estar en las mil y una noches y resulta fascinante a todo el que lo visita. Si además eres aficionado a las compras, disfrutarás enormemente de ese ambiente animado y colorido donde te encontrarás todo tipo de productos; fuentes de mosaico que adornan los patios, puff de piel, teteras de alpaca, mesas de madera tallada, bisutería árabe, faroles árabes…etc, la oferta es interminable.

Visita el zoco de los orfebres, los herreros, los curtidores…etc. Los artesanos elaboran sus productos en las mismos puestos que los venden.

Tómate la visita con calma, en el zoco pese al ambiente bullicioso las horas se hacen eternas. Los marroquíes tienen un concepto del tiempo muy diferente al nuestro. No temas perderte , siempre encontrarás a alguien que amablemente te indicará como llegar a la salida, no sin antes intentar llevarte a su tienda para que compres sus artículos e invitarte a un té a la menta, te lo servirán en un vaso de cristal elaborado expresamente para ello. En tu ir y venir por las callejuelas, te asombrarás con imágenes imposibles de olvidar; un chico vendiendo huevos al sol trabajando con su ordenador ,motocicletas donde van subidos 3 y 4 personas, burros cargados al máximo…etc.

Visitar un zoco es una experiencia que no olvidarás y planearas una segunda visita, porque seguro que te ha sabido a poco.

Si te han invitado a una boda hindú, asistirás a uno de los mayores acontecimientos en la India. Los hindúes le otorgan mucha importancia a estos eventos llenos de rituales y celebraciones que se prolongan durante varios días. La decoración india está muy presente en la ceremonia, sobre todo en el ritual llamado Mandap que se realiza bajo un dosel de 4 pilares llamado Mandapan, decorado en color rojo y plata adornado con flores de jazmín, calendula, pétalos de rosa…etc.

La diversidad y el origen étnico de la comunidad India hacen que las ceremonias sean distintas , aunque hay ciertas ceremonias que son básicas en todas las bodas Indias.

El dia de la boda se fija de acuerdo a los signos astrológicos de los novios y es decidida por los padres. Para ese día los novios se engalanan con sus mejores ropas ,siendo el sari el vestido preferido mayormente por las novias. El sari es un vestido elaborado en seda, crepe, satén…etc. Está adornado con preciosos bordados, lentejuelas, perlas y casi siempre es de color rojo y a juego con las tradicionales pulseras indias en color rojo y blanco. La joyería es muy importante para una novia hindú, no puede faltar el Maangtika, el collar a juego con los pendientes, el nath pieza de la nariz, los brazaletes y pulseras, anillos en los dedos y tobilleras, piezas imprescindibles para que ese día la novia se luzca ante familiares y amigos.

El sherwani es el traje tradicional del novio. Es una chaqueta ajustada al cuerpo con una abertura en la parte delantera de 3 botones, con un chal o pañuelo alrededor de los hombros o cuello. Se confecciona con telas de seda adornado con magníficos bordados, característicos de la decoración hindú, predominando el color crema, marfil, marrón claro…etc. Otro accesorio importante es el turbante o la pagdi.

La celebración de una boda en India es un espectáculo de color, emociones, sensaciones, que no te puedes perder.

Marruecos no deja indiferente a quien lo visita. Es un país que ofrece una diversidad de paisajes, colores, aromas y sobre todo una maravillosa y reconocida artesanía marroquí. Las ciudades más conocidas internacionalmente son;

Fez, capital espiritual de Marruecos, famosa por su curtiduría donde se elabora artesanalmente el cuero en forma de pufs árabes, bolsos, cazadoras…etc.

Rabat es la capital administrativa de Marruecos. Visita obligatoria es su medina donde se puede encontrar cerámica árabe procedente de Salé y Safí, ciudades alfareras conocidas por su artesania marroquí. Tambien podemos encontrar cerámica de vivos colores, fuentes y mesas de mosaíco, alfombras tejidas a mano de gran calidad…etc.

Casablanca, es por excelencia la ciudad económica de Marruecos y la más occidental.

Marrakech, sin ser la capital del país, es la ciudad elegida por una gran mayoría de turistas para visitarla. En el corazón de Marrakech se encuentra la famosa plaza Jemaa El Fna, adentrarse en su zoco es deleitar la vista con su maravillosa artesanía marroquí. Los artesanos fieles a sus antiguas costumbres elaboran con una maestría excepcional utensilios para tomar el té, bandejas de alpaca, teteras de alpaca, vasos de té, fuentes y mesas de mósaico en vivos colores, espejos de alpaca y hueso, faroles árabes, mesas de madera, cachimbas…etc. La variedad de estos productos es enorme y se exportan a todo el mundo.

¡¡Si estás pensando en visitar Marruecos, no olvides traerte un trocito de este mágico país!!

Las pulseras indias están de moda. Son protagonistas en innumerables números de películas de Bollywood.

La belleza de las pulseras indias se ha extendido a todos los países del mundo. Para las mujeres indias, las pulseras, son muy importantes en su día a día, les encanta adornar sus brazos y nunca saldrían a la calle sin ellas. Representan un símbolo social.

Quita años a tu casa, ponle complementos de colores alegres, mesitas, espejos árabes, fuentes de mosaico…etc. Cambia las fundas de tu sofá y verás que alegre te queda.

En menos de lo que te piensas y sin que tu bolsillo lo note.

Por algo será que al aceite de argán se le conoce como el oro liquido de Marruecos. Este aceite tiene importantes beneficios cosméticos entre los que destaca su capacidad para regenerar la piel. Recomendable en pieles secas e irritadas, arrugas, mejora el aspecto de las cicatrices, dermatitis, se puede utilizar también para el pelo…etc. ¡¡Como verás sus virtudes son excelentes!!

Pon el broche de oro en cualquier celebración estas próximas fiestas con los tradicionales y exquisitos dulces árabes.

Elaborados con miel, almendra, nueces, pistachos y siempre con un toque de agua de azahar, imprescindible en toda repostería árabe. Agasaja a tus invitados con este exquisito dulce.

Cuenta la leyenda que más de 2000 años a.C. en China, mientras el emperador Shen Nung descansaba apoyado a un árbol de té, algunas de las hojas fueron arrastradas por el viento yendo a parar al agua hirviendo que el emperador calentaba en su caldero. Tal accidente sirvió para dar a conocer las propiedades refrescantes y reconstituyentes del té. Sea o no cierta la leyenda, sí que sabemos que el consumo de té se inicia en China, y de ello si hay documentación de hasta tres siglos a.C. Lo más lógico sería pensar que la llegada del té a la Europa occidental fue directamente del continente asiático, pero curiosamente el té llegó a Europa de manos de los árabes. Éstos fueron los primeros en comercializar con el té tras establecer las primeras rutas comerciales con China, y posteriormente lo introdujeron en el continente europeo. No es de extrañar, entonces, la importante tradición tetera existente en los países árabes y, ligado a tal tradición, un extensa variedad en la artesanía tetera árabe.

Las teteras árabes están pensadas para el consumo de té verde con menta y se diferencian notablemente por el material que están construidas. Siempre de acero o de plata, incorporan el factor decorativo a base de labrados, dibujos y, sobre todo, relieves. Pero no solo de teteras vive la artesanía del té, otros elementos tales como bandejas o vasos de té son casi un mundo paralelo en el que podemos encontrar una variedad tan grande como exquisita.