Página 6

La belleza árabe es cada vez más apreciada por la moda y las tendencias de belleza europeas. Los cosméticos árabes hechos a base de arcilla y aceite de argán se han hecho muy populares gracias a sus aromas y a sus propiedades purificantes, hidratantes y emolientes, que aportan un aspecto agradable y sensual. De ahí que grandes marcas de belleza hayan empezado a incorporarlos en sus componentes. La ropa árabe es también muy apreciada. Las tiendas de moda más habituales incluyen este tipo de prendas de tejidos anchos y ligeros con estampados coloridos y elegantes, telas confortables de gran calidad. Muchas de ellas las exportamos directamente de la India para nuestro consumo. El exotismo hindu siempre ha resultado atrayente gracias su lejanía, su sensualidad y su misterio. Ahora, gracias a la convivencia y al interés por la belleza árabe, conocemos muchas de las ventajas de sus productos de belleza, obtenidos a través de una larga tradición. En concreto, el aceite de argán se obtiene de un árbol conocido como “el árbol de la vida”, cuyo fruto posee un aspecto parecido al de una nuez. Lo curioso de este árbol es que solo puede crecer en climas desérticos. Su fruto es recolectado, secado y prensado por mujeres para la posterior elaboración de cosméticos árabes, que son ideales para combatir el acné y prevenir enfermedades de la piel. Su elaboración es artesanal y costosa

¿Qué tal un viaje a través de la delicada estética de la artesanía árabe? Muebles y elementos que aportan a la casa un sabor diferente, muy particular; espejos árabes, mesas de madera árabes que pueden hacer que el estilo de una estancia sea único.

Imagínate entrar a una casa con puertas árabes, el colorido de las incrustaciones, la elegancia de lo étnico, puertas árabes que abren al misterio de las mil y una noches, sensualidad y misticismo en la ornamentación de cada objeto. Si algo distingue a la artesania árabe es su exquisito gusto por los detalles, los pequeños y perfectos motivos arabescos, dibujos geométricos y adornos vegetales que hacen que los objetos sean tan singulares como atrayentes.

¿Sabías que en la ornamentación islámica se sustituían las figuras humanas y animales por el dibujo de la escritura sagrada? Es por eso que verás dibujos caligráficos a menudo, más que formas humanas, aunque también estas pueden encontrarse en la artesanía árabe, a veces debajo de la caligrafía. Decorar una casa, un bar o una tienda con objetos de artesanía árabe puede ser un gran acierto estético, un logro que te distinguirá ¿Cómo será ver tu imagen en los espejos árabes? Tu habitación tendrá un cálido aspecto muy especial con la singularidad de los marcos decorados con piedras o cristales incrustados, el ambiente de un lugar se transforma con elementos tan étnicos, ambientes en los que es fácil sentirse transportado al desierto. Las mesas de madera árabes, su colorido y sus delicados ornamentos harán sin duda que sientas que estás tomando un té en el Sahara, y los espejos árabes te harán sentirte muy lejos del previsible mundo occidental. Atrévete a cambiar el aire de tu casa y ¡vuela!

¿Por qué el estilo hindú se ha puesto tan de moda tanto en la decoración europea con preciosos baúles, joyeros, cojines, espejos o collares?

Sencillamente porque es un estilo precioso, colorista, cálido y que evoca una tradición, una paz y un sosiego a veces perdidos en la cultura occidental hoy en día y que se consigue a través de sus distintos elementos de decoración.

La decoración hindú se distingue facilmente. Los colores dorados y rojos predominan en este estilo. El dorado la riqueza y el rojo la prosperidad, están presentes en todas las casas y complementos de la mujer. Sus baúles, joyeros, cojines, collares o espejos se distinguen por estar hechos a mano. ¡¡Nunca encontrarás dos iguales!!

Como curiosidad decirte que el bordado de espejos en telas para cojines, bolsos o joyeros es llamado “Shisha” que en hindú significa “pequeño espejo”. Parece ser que fue “La elegida del palacio” y cuarta esposa del emperador mogol Sha Jahan la que ocupa el famoso Taj mahal como lugar de reposo eterno, la que puso de moda estos espejos que atrapan el mal de ojo a todo el que lo lleva en alguna prenda hindú o en la casa, a través de los cojines de “bordado de espejos”.

La madera también es muy importante en la decoración de la India. Los baúles, joyeros y muebles de madera son básicos y es que no en vano allí se sigue fabricando aún como se hacían en los talleres medievales europeos. Y en cuanto a los complementos para un buen look, ¿a qué chica no le gustan los collares de la India? Esos típicos collares que le dan un toque étnico a cualquiera de nuestros estilismos más aburridos. Los collares, joyeros o baúles hindúes son el regalo perfecto para ella.

Los espacios abiertos, el uso de materiales ligeros y elegantes como el bambú o el mimbre y una capacidad asombrosa para crear espacios armoniosos y distintos son las claves que han llevado a la decoración asiatica a hacerse con un lugar destacado dentro del mundo del interiorismo, ya que, como bien habrás podido ver en alguna ocasión, el encanto de los lugares decorados con este estilo está fuera de toda duda.

Conviene señalar que la decoración y artesanía asiatica es el fruto de la combinación de muchos y variados estilos, ya que en ella se puede encontrar la influencia de tendencias como el hinduismo, el budismo o las peculiaridades de la cultura árabe. Todo ello da un toque muy especial a cualquier espacio de un hogar, ya que son estilos que , al haber convivido durante siglos, presentan una armonía estética difícil de igualar por otros estilos.

Pero dentro del gran mundo de la decoración asiatica hay estilos concretos que destacan por encima de otros como, por ejemplo, el que se desarrolla en Tailandia. Una de sus principales características es el color uniforme de suelos y paredes y la elección de muebles con sencillas formas. Así, el objetivo es crear espacios uniformes y armonios que transmiten serenidad en todos los aspectos.

Pero si queremos un estilo realmente rico y auténtico hay que trasladarse hasta Indonesia y más en concreto hasta Bali, uno de los centros de la artesanía asiatica tanto por su riqueza como por el encanto de su estilo. Como curiosidad, hay que señalar que Bali es una de las pocas regiones indonesias que profesan el hinduismo cuando la religión más común en la zona es el islám. La teca o el bambú son los materiales preferidos por la cultura balinesa, con los que crean muebles para llenar espacios con suelos de madera y decoración muy simple. Hay que tener en cuenta que en Bali las casas se encuentran en mitad de la naturaleza, por lo que si quieres acercarte a su estilo puedes utilizar plantas y conseguirás trasladarte a esta encantadora isla desde cualquier parte del mundo.

Según la leyenda, en tierras turcas se encontraba una enorme roca en el mar que ni con la fuerza de cien hombres podían moverla.

Llamaron a un hombre que era conocido por estar siempre con mal de ojo. Cuando vio la roca exclamó: -¡!Dios mio!! ¡¡Qué roca más grande!!- A continuación se oyó un ruido ensordecedor, la roca se rompió en dos trozos y por arte de magia el hombre se curó, convirtiéndose la roca en el famoso amuleto turco.

Actualmente se usa en pendientes, pulseras, collares, en las entradas a la casa, colgado en el coche…etc.

Si eres supersticioso sabrás que el ojo turco está rodeado de misterio y magnetismo, protege a quien lo lleva de infortunios, envidias…etc.

¿Tienes ya tu ojo turco?

Los paisajes del desierto de Erg Chebbi cautivan a cualquiera por su gran belleza. Es un lugar para descubrir con los cinco sentidos abiertos.

Sus impresionantes dunas, las más altas de todo Marruecos, parecen de otro planeta. Es un paisaje exótico que cambia a diario, donde se disfruta de silencio y tranquilidad.

Contemplar uno de los amaneceres más sobrecogedores del mundo o ver anochecer bajo un cielo de estrellas es una experiencia única e inolvidable. La magia se siente en el aire, es la inmensidad absoluta, es perderse en la nada y encontrarse con uno mismo…

Si tienes la suerte de visitar el desierto alguna vez en tu vida ¡¡Disfrútalo!!

¿Todavía no sabes dónde ir estas vacaciones? ¿Que te parece disfrutarlas en una ciudad exótica, vibrante, histórica, maravillosa… como es Marrakech?

Más que una ciudad, Marrakech es una perla pulida por la historia. Hospitalaria desde hace siglos, recibe a sus visitantes con los brazos abiertos.

De todas las ciudades más importantes de Marruecos, Marrakech es la más popular y sin duda alguna, el mejor lugar para apreciar la cultura local es visitando su famosa plaza Jamaa el Fna, declarada Patrimonio de la humanidad. Al atardecer la plaza cambia totalmente de aspecto ofreciendo un increíble espectáculo de malabaristas, cuenta cuentos, encantandores de serpientes…etc. Entre su larga lista de lugares para visitar se encuentra la Medina, un conjunto de callejuelas y edificios donde se encuentran palacios, mezquitas, souks , donde se puede comprar todo tipo de artículos de artesanía marroquí; pufs, faroles, lámparas, cerámica…etc.

Te recomendamos también que visites, el Palacio de la Bahia, Mezquita de Ben Youseff, el antiguo barrio judío de Mellah, mezquita Koutubia, las tumbas Saadies y los jardines de Majorelle.

Marrakech es sin duda una ciudad por descubrir, un lugar para perderse…

Los dátiles que en estos días se cosechan en todo Marruecos son un componente imprescindible en la cultura gastronómica del país y van unidos a fechas como el Ramadán y las bodas.

La producción de dátiles se concentra en los oasis de Draa, Tata, Figuig y Tafilalet. La ciudad de Erfoud , en el valle del rio Ziz, se convierte en la capital del dátil. La celebración del Salón Internacional del dátil rompe la calma del lugar con las visitas de personajes influyentes e ilustres.

Una de las variedades más apreciadas por su tamaño y calidad y de menor consumo por su alto precio es el mejhul. Se suele consumir en contadas ocasiones, eventos familiares…etc. Los dátiles son para los marroquíes un producto básico en su alimentación y la palmera un medio de trabajo.

“Una palmera es como un hijo más en la familia y por eso le guardan un gran respeto”